jueves, 12 de mayo de 2011

Tratado en forma de sarcasmo. O sarcasmo en forma de tratado

El ser humano ha sido diseñado para ser más feliz en la cama que fuera de ella. Apostaría algo (no un brazo, pero sí quizás el apéndice, que para lo que me sirve da igual fuera que dentro) a que fue una de las primeras cosas que pensó el hombre. "Necesito un lugar blando y horizontal donde yacer plácidamente" Formulado al modo gutural y prehistórico, pero seguro que más o menos fue eso. Ya sabes, eso de despertarte por la mañana y no saber si son las 12 pm y acabas de dormirte, o son las 6 y te tienes que levantar. Y, en lugar de maldecir cuando el reloj te desvela la verdad, pues tu coges y dices: ¡bueno, cuando antes me levante.... antes estaré en la cama de nuevo! Y si alguien te llama vago, inservible, o zombi viviente, le contestas: No soy un completo inútil, por lo menos sirvo de mal ejemplo. Oye, no hay nada como las frases hechas. ¿Quién las "hizo", por cierto? El tío tenía que ser un lumbreras.
Ya sé. Ya sé cómo me estás mirando. Baja esa ceja. ¿No ves que soy sólo un ordenador? Es la ventaja que tiene escribir cosas en un blog: el del otro lado no te puede mirar fijamente. Pero si quieres mirar, pues mira.
Yo no sufro de locura, la disfruto a cada minuto. ¿Qué diversión tendría la vida si no? Todavía conservo algo de cordura. La suficiente como para saber que estoy loca. Cuando de verdad pierda la lucidez (y será más pronto que tarde), ¡mira tú que paradoja, que me creeré la más sana de entre las sanas! Por ahora lo mío es más una rareza, un gen extraterrestre.... Yo siempre he dicho que vengo de Venus. En realidad el mundo es sólo un conjunto de enfermos mentales, así que ¿por qué me iba a preocupar al admitir que formo parte de ellos?. No es algo que no supieras. Ahora te toca admitir, amigo mío, que tú eres y siempre serás un compañero de locuras.
Pero no me hagas caso. Cualquiera se puede equivocar, incluso yo. Antes de que me llames arrogante, espero que hayas sido capaz de pillar el sarcasmo. En caso contrario mejor deja de leer, antes de que te formes una opinión equivocada sobre mí. Y es que a mí me importan mucho las opiniones. ¿Acaso no se ve por mi notable intento de encajar en la sociedad? ¿Por mi constante lucha por hacer lo que hace el resto? ¡Vaya si es que yo diría que Normalidad y yo somos gemelas!
Ya en modo sarcasmo off (de momento) hay que saber poner un poquito de humor ante las críticas (¡y fíjate quién lo dice!) Así que si quieres malpensar, pues malpiensa. Si quieres criticar....¡pues critica! Que es gratis. No te tomes la vida en serio, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella.
Si es que es humor lo que falta en el mundo. Y no sólo eso. El mundo se esta quedando sin genios: Einstain murió, Beethoven se quedó sordo, y a mi me duele la cabeza. Además duele a lo grande, de esas veces que ni toda la Farmacia del armario de tu madre te alivia (¿acaso existe algún dolor que la Farmacia de tu madre no alivie? ¡Pues sí!) Esto va a ser de no dormir. Si es que ya lo decía yo al principio, el ser humano es más feliz en la cama. El inventito hasta te ahorra las jaquecas.
Claro, a lo mejor es por eso de que si en once días no duermes, te mueres. Digo que quizá por eso el hombre inventó la cama. Porque el suelo es muy incómodo y dormir, pues hay que dormir. Y ya bastante tiene uno con luchar contra la mala conciencia como para encima luchar contra el dolor de espalda provocado por dormir en mármol duro o en un parquet, que para el caso duele lo mismo. Y no me digas que nunca has tenido problemas de conciencia. Porque tener la conciencia limpia es síntoma de mala memoria. Y no lo digo yo, lo dice el tío ese de las frases hechas al que tendrían que haberle dado un Nobel o algo de eso.
La mala conciencia es un bichejo con el que sólo se puede luchar no metiendo la pata. ¿Eres tú capaz de eso? Porque, si lo eres, enséñame. A mí, y al resto de la raza humana. Y antes de que digas "Sí, soy capaz", recuerda que es mejor callar y que piensen que eres un idiota a hablar y demostrarlo. Porque esto es como Jesús y la adúltera... "Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra" Y no necesitas ser cristiano para saber que nadie tiró la piedra.
Yo descubrí eso de la mala conciencia de bien pequeñita. Como todos, imagino. La cosa se complicaba cuando la gente ignoraba a ese Pepito Grillo que le hablaba al oído, mientras que yo intentaba escuchar al mío. Se hace tan difícil ser fiel a uno mismo cuando te rodean las infidelidades....Por cierto, si un día la chica o el chico al que tu amas te es infiel , y estás pensando en tirarte por el balcón, recuerda: tú tienes cuernos... ¡no alas! Es que, ese pequeño rasgo anatómico que parece tan obvio, resulta que no lo es, o al menos, muchas personas parecen olvidarlo.
Una vez trate de suicidarme y casi me mato. No, no es verdad, pero me apetecía decirlo. Eso de "casi morir" tiene que ser divertido. Ahora claro, pregúntales a los que están muertos.... ellos te dirán otra cosa.
Volviendo a lo de la mala conciencia, sabes que, por mucho cuidado que tengas, alguna vez, en un futuro muy muy cercano, meterás la pata, y la meterás a lo grande. Así que huye de las tentaciones, despacio, para que puedan alcanzarte. Total, es lo que has hecho toda tu vida. Huir despacio, pero huir, al fin y al cabo.
Para no meter la pata lo mejor es empezar por decir la verdad, ese concepto tan impreciiso. No más mentiras. Aunque, si tu madre está embarazada, y le dices que está gorda..... Y si tu amig@ es fe@, y vas y se lo sueltas...Por ahí empezamos con las menitras piadosas. Y después vienen las demás. Y con eso llegamos a la conclusión de que la verdad absoluta no existe, y esto es absolutamente cierto.
No te preocupes, no hace falta que te fundas el cerebro. Porque la gente seguirá mintiendo. Y usando la cama, y mintiendo de nuevo. Ahora, si quieres, puedes malpensar. Pero no por ello te será más fácil entenderlo. Tanta filosofía, tanto hombre en búsqueda insatisfecha de la realidad, para que lleguen un par de tíos (o un par de cientos, e incluso miles y millones, y cientos de miles de millones) e inventen cada día un concepto al que incluso le hemos pusto nombre. Un concepto llamado hipocresía.
Debe ser que la inteligencia me persigue, pero yo soy más rápida. Porque yo no lo entiendo.

No hay comentarios: