lunes, 23 de mayo de 2011

Estados

Hoy Amalia es un río:
incansable, caudalosa
y con tendencia al exilio.
Nadie la entiende
ni sigue su ritmo.
El agua se escapa
y se hiela de frío.

Ayer era montaña.
Amalia inmóvil
y de expresión agotada.
Todos la miran
y nadie la observa.
Pierde la cima
y se vuelve ladera.

Mañana Amalia no será.
Así aprenderá a vivir
y a morir en el presente.
Quizá vuelva a caer
con equilibrio intermitente.
Si aquí se escribe fin,
Amalia desaparece.

3 comentarios:

Hella Robaine dijo...

Y Amalia aprendera que lo verdaderamente bueno es vivir en el presente y ser feliz, sentir lo que tiene que sentir en cada momento y disfrutar de sus miedos y de sus pasiones...

Muy bueno, mis felicitaciones

Besos y Saludos

Hella Robaine

L. dijo...

Esto fue hace unos meses... ¿Ahora eres río, ladera, cima, oxígeno, pájaro, sombra, rocío...? ¿Qué tal estás, querida?

Amalia dijo...

Caramba, cuántisimo tiempo. No lo había leído hasta ahora.
Ahora soy un libro, más bien, porque vivo entre ellos.
Pues bien, acabando exámenes. Muy cansada xD
¿Y tú?