lunes, 31 de enero de 2011

¿Sabías qué...?

No podemos tragar con la boca abierta. Con práctica puede conseguirse, pero jamás con alimentos líquidos o pastosos (será mejor no hacer la prueba: resultados asquerosos)
La memoria de largo plazo se apaga durante el sueño. Ésta es la razón por la que la mayoría de las veces no recordamos lo que hemos soñado. En las escasas ocasiones en que se recuerda, es porque nada más despertarte o en un estado de duermevela (memoria de corto o sensorial) has pensado en ese sueño.
La memoria sensorial sólo te permite recordar sensaciones (de ahí el nombre...) y la interpretación que tú le has dado a esas sensaciones. Ese es el motivo por el que no recuerdas bien al amigo de tu infancia más temprana (0-3 años) pero eres incapaz de olvidar esa mantita blanca que murió siendo gris.
Beber no destruye tus neuronas. Sin embargo, reduce el tamaño de tu cerebro. Esto es así salvo en el caso del vino tinto, que es recomendable en cantidades pequeñas porque reduce el riesgo de derrames cerebrales.
Las mujeres (en general) no sufren más cambios de humor que los hombres. Lo que pasa es que tanto hombres como mujeres recordamos mejor el estado de ánimo femenino, y tendemos a pensar que es más variable. Es una mala jugada de nuestro cerebro, que es selectivo a la hora de escoger con qué imagen quedarse.
Los ciegos no oyen mejor; simplemente memorizan mejor los sonidos.
Los perros no ven en blanco y negro. Tanto los humanos como los perros tenemos unas células especiales que captan la luz, llamadas fotorreceptores. Es cierto que los perros tienen menos que nosotros, lo que les impide una gama de colores tan rica y variada como la nuestra, pero también es cierto hay un animal marino que ve más colores que nosotros. (Para más información pulsar aquí)
Los hombres tienen más tics nerviosos que las mujeres. Esto es así porque algunos síntomas (especialmente los relacionados con la enfermedad de Tourette) se transmiten genéticamente entre los varones.
Lo de que "la memoria es traicionera" no es sólo un dicho. Cada vez que recordamos algo, borramos y rescribimos el recuerdo. Esto hace que, al final, recordemos cosas que en realidad no han ocurrido jamás. Así se explica por qué es frecuente que diferentes personas recuerden los mismos hechos de manera diferente.
Una de cada cuatro personas estornuda cuando mira una luz resplandeciente como, por ejemplo, el Sol.La razón es que las ramificaciones cerebrales son una maraña intrincadísima que puede llevar a que extraños cruces de cables produzcan movimientos reflejos diferentes. Es decir, que no respondas como debes responder.
Nadie puede hacerse cosquillas a sí mismo. Puedes utilizar un objeto, y a pesar de ello, si estás mirando el objeto es probable que no logres hacerte cosquillas. La razón es que el cerebro propio predice lo que cada cual va a sentir en respuesta a sus propias acciones. Es decir, estás preparado para lo que has "decidido" hacer. De esta manera si lo haces de forma inconsciente ésta regla no se cumple. Se puede aprovechar esta facultad del cerebro para defenderse de que le hagan cosquillas a uno: basta con poner una mano encima de la mano de la otra persona mientras las hace.
Los hombres y las mujeres se orientan el espacio de diferente manera. Las mujeres dependen más de puntos de referencia para navegar, y muchas suelen dar indicaciones del tipo de “gira a la izquierda en la fuente y busca la casa roja”. En cambio, los hombres identifican la dirección correcta a partir de un mapa mental del espacio: “Siga hacia el este un kilómetro y luego gire en dirección norte”. Sin embargo, las mujeres recuerdan el lugar de los objetos más fácilmente que los hombres.
Las alucinaciones (ver, sentir, oír o percibir algo que no es real) se producen a causa de la privación o la insuficiencia de oxígeno en los lóbulos temporal y parietal de la corteza cerebral. Aunque pueden producirse alucinaciones en el desierto, es mucho más común que se produzcan en una montaña, a grandes alturas donde el oxígeno escasea. También pueden ser causa del estrés, cuando se cierran nuestras vías respiratorias como una reacción física a nuestros problemas psicológicos.
Mellizos con diferentes padres. Es muy muy raro, pero puede ocurrir: Que los dos óvulos sean fecundados en situaciones diferentes con dos o más actos sexuales, dentro de un mismo ciclo menstrual (superfecundación) o, aún más raro, tardíamente durante el embarazo (superfetación). Esto puede llevar a tener mellizos con diferentes padres (cuando hay cuernos de por medio, claro). Un estudio realizado en 1992 estima que la frecuencia de superfecundación por dos padres distintos entre los mellizos es de un 2´4%.
El dolor reside en el cerebro y puede controlarse. La actividad cerebral determina totalmente la sensación de dolor y su intensidad. No obstante, aun sólo se ha conseguido con objetos pequeños como agujas o cristales, y tras largas horas de meditación. Así que no lo intentéis si no sois faquires.
Cuando está muriendo una persona, el oído es el último sentido en perderse, el primero suele ser la vista, seguido del gusto, el olfato y el tacto. (Ya me lo diréis cuando estéis muertos.)

No hay comentarios: