martes, 10 de agosto de 2010

Avaricia

Ayer soñé mientras dormía
lo que antes soñaba despierta.
Y la sombra del Sueño
que sobre mí se cernía
cortaba el mudo silencio
que en mis labios se oía.

Fue cruel caer en la certeza,
de que no habría lugar,
refugio, castillo, o fortaleza,
en el que huir de los fantasmas
que asaltaban mi Destreza.

El Miedo no tuvo compasión de mi
y yo no tuve compasión del miedo.
Y aquello que en los demás ví
Él quiso que en mi jamás se diera.

Al despertar me descubrí allí,
donde el Lobo es perseguido
y en ocasiones castigado.

Yo misma me convertí
en uno de sus aliados,
persiguiendo lo que vi:
el gran Lobo desterrado.

En mi mente no entendí
los conflictos anunciados
pero el Lobo vive en mí:
barro y oro, fusionados.

2 comentarios:

Hella dijo...

Espectacular. Bien narrado, con sentimiento ritmo y con pasión. Me encanta la comparación con el lobo. Siento no haberte contestado antes pero es que he estado un pelín ocupada, gracias por pasarte y por dejar tu huella, un beso y tú también me tienes por seguidora.

Amalia dijo...

Muchas gracias!!!
Se supone que los lobos representan la Avaricia (según el maestro Dante) así que me venía genial para esto.
(Además los lobos me encantan xD)
Gracias por pasar ^^