jueves, 10 de junio de 2010

En clave de primera persona

Si no es así como se hace, ella no sabe como hacerlo. Te pide ayuda y no la escuchas, así que no se lo eches en cara. ¿Acaso tú nunca has cometido un error?
Ella sólo hace lo que cree que es correcto. Siempre se ha fiado de su conciencia, y nunca le ha fallado. Tal vez deberías darle un voto de confianza y entender que no todo lo que haga tiene por qué gustarte: es su vida, y no la tuya, y es ella quien debe vivirla. Tal vez debes entender que la mala suerte no es genética, ni hederable, así que, obviamente, tampoco es posible contagiarla. Tal vez, debas entender que las cosas pueden salirle bien.
Tal vez, pero no lo entiedes, y no sirve de nada actuar como si así fuera.

No hay comentarios: