miércoles, 16 de junio de 2010

Soy tu prefijo y tú mi raíz.

¿Qué se siente siendo un lexema? ¿Cómo es tener un significado independiente?
Soy un incomprendido gramatical: paso desapercibido porque tú acaparas toda la atención.
No me puedo definir sin ti. Me consolaré sabiendo que te modifico.


martes, 15 de junio de 2010

Cuentos que no son reales

Cenicienta perdió su zapato, y el príncipe iba con algo de retraso y no se lo pudo coger. Una carroza de esas que hacen mucho ruído y que tienen un tubo de escape trucado por poco la atropella y se vio obligada a correr, dejando su zapato de plástico mal cosido al otro lado del cruce.
La Bella Durmiente tenía mucho sueño, y no hubo nadie que la despertara con su beso. El despertador sonó veinte minutos tarde y llegó tarde a su graduación... esto.... a su fiesta de coronación.
Rapuncel tenía el pelo muy largo y un valiente caballero de tres años decidió trepar por él haciendo un gran avance para la ciencia humana: ninguna mujer puede resistir que un hombre trepe por su pelo. Apenas aguanta el tirón de un niño.
Blancanieves, la de rosados labios, pelo oscuro, y pálida piel, decidió un día pintarse los ojos y vestir en tonos negros y morados. Se casó con un príncipe, tuvo muchos enanitos, y un siglo después aquí estamos todos, vestidos de negro y jugando a ser góticos.
A La Sirenita le encantaba nadar. Nadaba y nadaba por el fondo, hasta que un día descubrió que las sirenas no existen, por lo que empíricamente no podía aguantar más de minuto y medio debajo del agua. Cosas que pasan.
Bella se casó con una Bestia, de esas que son fieles a los tópicos del machismo y de la violencia de género. Y "X" años después Porta hizo una canción que contaba como sucedieron los hechos. (Nota: Escuchar "La bella y la Bestia" de Porta)

jueves, 10 de junio de 2010

Minirelatos

Cada minirelato está separado por una línea discontinua.

Soñé que era agua. En estado líquido, deslizándandome por una superficie que entonces no pude reconocer. Con una leve sensación de vértigo, caía por esa superficie hasta llegar a un suelo blando. Entonces desperté, y recordé todo lo que había acontecido en el día, en nuestro día. Comprendí que la superficie que en su momento no reconocí eras tú, y que yo era lo que siempre había sido.

--------------------------------------------------------------------------------

Entré en aquél lugar abandonado. Caminé un poco en la oscuridad, y vi algo frente a mí. Sólo distinguía una silueta entre aquella oscuridad, pero me bastó para saber que aquella cosa era horrible. Parecía malvado y tenía pinta de monstruo. Entonces alguién encendió la luz, y comprobé que la silueta era mi reflejo en un cristal. Yo en todo mi esplendor.


--------------------------------------------------------------------------------


Tenía miedo. ¿Por qué tenía tanto miedo? Tenía que recordar algo. Hay algo que debía saber, pero ¿qué? Lo había olvidado todo. Mi vida, mi nombre, todo. Tan sólo sabía que tenía miedo. Y entonces lo ví. Ví al hombre al que había matado, con el cuchillo aun clavado en el corazón. Y sonreí.

--------------------------------------------------------------------------------


Sentía su respiración en mi nuca. Era una respiración agitada, nerviosa. No sabía quiénes eran los hombres que había delante de nosotros, pero a él no parecían gustarle. Los hombres no se movieron, pero de repente dejé de oir su respiración, y el brazo que me aferraba disminuyó gradualmente su fuerza hasta que me soltó. Me giré desconcertada, y contemplé el cadaver del hombre al que más quería, a los pies de un hombre como los que me rodeaban. Supe que iba a morir, pero no me importó. Ya me habían matado.


--------------------------------------------------------------------------------


Llovía. Clic Clac Clic Clac. Unos pies se acercaban. La calle estaba desierta, y yo nerviosa. Saqué de mi bolso el objeto más pesado que encontré, un libro, y lo levanté penosamente como defensa, dispuesta a usarlo como arma. Pero la figura cuyo rostro estaba oculto por una capucha agarró el libro con ambas manos y me lo quitó. Yo hice toda la fuerza de la que fui capaz, pero para él aquelllo no era nada. Seguidamente se quitó la capucha, y contemplé aliviada el rostro de mi novio. Pero mi alivio se adelantó. Dos minutos después volvía sola a casa, de espaldas al hombre al que había amado.

-----------------------------------------------------------------------------------

Me mira. Sus ojos azules se sienten como rayos que me atraviesan hasta llegar a mi alma. Cierro los ojos y le sigo sintiendo. Se acerca, me gusta, y mientras abro los ojos siento que me besa. Cuando termino de abrirlos, ya no noto su presencia.

En clave de primera persona

Si no es así como se hace, ella no sabe como hacerlo. Te pide ayuda y no la escuchas, así que no se lo eches en cara. ¿Acaso tú nunca has cometido un error?
Ella sólo hace lo que cree que es correcto. Siempre se ha fiado de su conciencia, y nunca le ha fallado. Tal vez deberías darle un voto de confianza y entender que no todo lo que haga tiene por qué gustarte: es su vida, y no la tuya, y es ella quien debe vivirla. Tal vez debes entender que la mala suerte no es genética, ni hederable, así que, obviamente, tampoco es posible contagiarla. Tal vez, debas entender que las cosas pueden salirle bien.
Tal vez, pero no lo entiedes, y no sirve de nada actuar como si así fuera.

martes, 1 de junio de 2010

Sueños

Sueño número 1: Formar una familia numerosa (y feliz, se sobreentiende)
Sueño número 2: Publicar un libro o más de uno
Sueño número 3: Sacar un disco, o más de uno
Sueño número 4: Salir en una peli y / o en una obra de teatro y /o en un musical
Sueño número 5: Tener un piano de cola, de los buenos
Sueño número 6: Comprarme otro piano de cola, de los buenos, para romperlo al estilo de Jamie Cullum
Sueño número 7: Doblar una peli de Disney
Sueño número 8: Doblar una peli no Disney
Sueño número 9: Bailar bien, quizás al estilo profesional
Sueño número 10: Patinar sobre hielo sin matarme y al estilo profesional
Sueño número 11: Vivir una escena de peli romántica o bonita: Titanic, Moulin Rouge, Once...
Sueño número 12: Conocer a Johny Deep
Sueño número 13: Conocer a Ewan McGregor
Sueño número 14: Conocer a Jamie Cullum
Sueño número 15: Conocer a Drew Fuller
Sueño número 16: Conocer a Benjamín Rojas
Sueño número 17: Conocer a Helena Boham Carter
Sueño número 18: Conocer a Virginia Maestro
Sueño número 19: Conocer a Pablo Neruda (quizá sea el más imposible. Eso de hablar con muertos es un poco complicado)
Sueño número 20: Conocer a todos los famosos que se me olvidan pero que siempre he querido conocer
Sueño número 21: Tener una casa gigante, pero gigante gigante, con mucho terreno y muchos animales.
Sueño número 22: Viajar alrededor de todo el mundo
Sueño número 23: Aprender latín y griego
Sueño número 24: Aprender japonés
Sueño número 25: Grabar un programa de radio
Sueño número 26: Escribir uno o más artículos en un periódico
Sueño número 27: Ir al teatro/cine/conciertos al menos una vez por semana
Sueño número 28: Que España presente una canción decente a Eurovisión, y gane.
Sueño número 29: Ser yo quien presente esa canción
Sueño número 30: Hacer alguna clase de deporte extremo sin romperme la crisma y sin morirme de miedo
Sueño número 31: Estar cerca, muy cerca de un lobo. Acariciarle, y esas cosas.
Sueño número 32: Estar cerca, muy cerca de un tigre. Acariciarle, y esas cosas.
Sueño número 33: Estar cerca, muy cerca de un lince. Acariciarle, y esas cosas.
Sueño número 34: Estar cerca, muy cerca de un león. Acariciarle, y esas cosas
Sueño número 35: Nadar con David Meca.
Sueño número 36: Nadar bien.
Sueño número 37: Jugar al tennis con Nadal
Sueño número 38: Jugar al tennis bien.
Sueño número 39: Montar a caballo
Sueño número 40: Jugar al fútbol con Raúl, Casillas y Zidane.
Sueño número 41: Que alguien (no tiene por qué ser famoso) me cante una canción
Sueño número 42: Que el mes de Julio dure doce meses
Sueño número 43: Que no exista el canal Teledeporte, y sobretodo, que mi hermano no se pase todo el día viendo el canal teledeporte
Sueño número 44: Que Lost no se hubiera acabado, y por tanto no se acabe nunca
Sueño número 45: Completar todos los sueños de la lista, y alguno más que me dejé en el tintero, aposta o sin querer

Vuelve

¿Hola? ¿Se me escucha?....¿Hola?
Bueno, yo voy a hablar igual.
Escucha mundo, quizá sea demasiado joven para que me entiendas. Demasiado inexperta para hablar con claridad, y sobretodo para que se me tome en serio. Pero te pido que me lo devuelvas, y espero que estés atendiendo.
Devuélveme eso que necesito para sobrevivir aquí, pues me han quitado mi oxígeno, y temo que me ahogue si sigo respirando de éste aire contaminado.
Mundo....espero que estés escuchando.