domingo, 9 de mayo de 2010

Absurdo. O no.

El hombre azul era niño y furioso al mar rugía.
Se tapaba los ojos, y con los ojos cerrados veía.
El olor era suave, y como fuerte volcán se sentía.