martes, 20 de abril de 2010

"No te interpongas entre el dragón y su furia."



No fue un día tan malo. Desde luego los tuviste peores. Y sin embargo, has alejado de ti todos los objetos delicados, susceptibles de ser destruídos.
Tu cerebro ha entrado en fase de alerta y ha decidido nublarte las ideas con un sueño injustificado. Tú no luchas contra él, porque lo prefieres mil veces a la claridad que es, paradójicamente, oscura.
Que se quiten de tu camino, y te dejen vía libre. Que por una vez nadie te contradiga. Porque hoy te molas, y no vas a dejar que te atropellen. Dirás y harás lo que sea precioso, y ya pensarás mañana en las consecuencias, porque mañana será otro día. William Shakespeare lo dijo una vez:

No te interpongas entre el dragón y su furia.

No hay comentarios: