miércoles, 21 de abril de 2010

Las siguientes líneas son una mentira. Y lo dice un mentiroso.

Su sombra te persigue. Se mete en tu cabeza, te susurra, te hace percibir una realidad diferente. Te transforma hacia la locura. Es probable que ya estés loco.
No todas las sombras son oscuras. A veces son luminosas, radiantes.... e invisibles. A veces son la fuerza que te impulsa a seguir un camino incierto. Porque tú nunca has sido valiente, pero ahora te estás tirando hacia el vacío.
Es una sensación nueva. Nada está planificado. No ensayas tus emociones. Las dejas salir. Pero a la gente no le gusta que el pequeño gatito se transforme en león. Se habían acostumbrado a tu complaciencia. Quizás esperaban que fueras un espejo, que les muestra lo que quieren ver. Un eco, que les dice lo que quieren oír. Una sombra, como la que ahora te llena por dentro, y que te ha permitido ver que el mejor camino no siempre es posible. Que el mejor camino no siempre es correcto.
Ya les habías advertido. Les habías dicho que no eras buena persona. Pero tienen la mala costumbre de no creerte las pocas veces que no dices mentiras.
Lamentas profundamente que no seas de su agrado. Pero no puedes volver atrás, porque tú no lo has elegido. La sombra ha entrado en ti. La sombra forma parte de ti. Le tienes miedo a la sombra, porque te está enseñando a sentir.


Y si miro hacia la sombra donde la luz se deshace, temo también deshacerme y
entre la sombra quedarme confundida para siempre.

Concha Méndez



No hay comentarios: