miércoles, 14 de abril de 2010

Es posible que el viva en ti

A veces me gustaría ser como tú. Parecerme a ti en algo más que en lo evidente. Pocas veces he sentido la envidia con tanta intensidad, quizá envidia de esa que llaman sana.
No entiendo como podemos ser tan iguales y a la vez tan diferentes. Ojalá me enseñaras a ser fuerte. Ojalá me enseñaras a ser tú.
Siempre te he admirado, y has estado en mi pedestal. Eres de las pocas personas que se ha mantenido ahí como una estatua, sin defraudarme, sin decepciones. Cómo me gustaría ser como tú.
Eres el que me saca de quicio y a la vez el que me sosiega. Eres la parte de mi corazón que más admiro, la que más temo y la que comparto contigo.
Vives mi vida mejor que yo.



No hay comentarios: