miércoles, 24 de octubre de 2012

Canción de Hielo y Fuego


No creo que necesite mucha presentación: es la saga que está de moda, gracias a la serie de televisión "Juego de Tronos". Muchos personajes, bastante bien caracterizados. El honor contra la inteligencia; la inteligencia contra la bondad, y la bondad contra el destino. Dragones (el fuego) y criaturas misteriosas, pseudoinmortales y por supuesto asesinas (el hielo).

Pros: Ahora mismo estoy más que enganchada/obsesionada con ésta saga, así que todo me parecen pros. Algo que me atrae bastante es la inmensa cantidad de personajes y la variación de localizaciones, todo ello bien llevado de manera que uno no se pierde al leerlo. 

Contras: Me sobran algunas escenas de sexo-violencia, aunque sin duda en eso es mucho peor la serie. Simplemente creo que a veces es solo un reclamo sin mucha justificación. Aunque a veces ves la justificación mucho después,  según vas leyendo más.

Puntuación sobre 5: Dado que aun G.R.R Martin (el autor) no ha terminado de escribir la saga, voy a puntuar libro por libro aquellos que sí están publicados.

Juego de Tronos: 4,5
Choque de Reyes: 4
Tormenta de Espadas: 5
Festín de Cuervos: 3,5
Danza de dragones: No publicado en español, pero me lo leí en inglés. 4.5

jueves, 9 de febrero de 2012

La sencillez de un pensamiento

¿Por qué complicarlo?
Si no se me permite tenerlo
¿por qué lo sigo intentando?
¿Por qué me doy esperanzas?
¿Por qué sueño y me coso canciones
si luego me las arranco?
La sombra las arranca.
La sombra se enrosca y ya no me suelta,
porque es una sombra inteligente.
Es una oscuridad insensata,
que me ilumina para después dejarme ciega.
 
Y si me quedo ciega,
sólo me queda el color del silencio.
Es el color predilecto de aquellos que viven
sin respetar la vida,
de aquellos que lloran porque ya están muertos.
Si me quedo ciega, seré como ellos,
pero no se me permite,
aunque lo esté deseando.
 
¿Por qué complicarlo?
Si no voy a escuchar mi insolencia,
¿por qué me sigo escuchando?
Si la voz que me susurra no habla
si la voz que me hace daño no habla,
si la voz de mi conciencia no habla
si la luz que me ilumina se apaga,
entonces, sólo callo.

PD.: Nuevo blog, aunque eso no signifique que abandone este: http://antologianopoetica.blogspot.com/

lunes, 23 de mayo de 2011

Estados

Hoy Amalia es un río:
incansable, caudalosa
y con tendencia al exilio.
Nadie la entiende
ni sigue su ritmo.
El agua se escapa
y se hiela de frío.

Ayer era montaña.
Amalia inmóvil
y de expresión agotada.
Todos la miran
y nadie la observa.
Pierde la cima
y se vuelve ladera.

Mañana Amalia no será.
Así aprenderá a vivir
y a morir en el presente.
Quizá vuelva a caer
con equilibrio intermitente.
Si aquí se escribe fin,
Amalia desaparece.

jueves, 12 de mayo de 2011

Tratado en forma de sarcasmo. O sarcasmo en forma de tratado

El ser humano ha sido diseñado para ser más feliz en la cama que fuera de ella. Apostaría algo (no un brazo, pero sí quizás el apéndice, que para lo que me sirve da igual fuera que dentro) a que fue una de las primeras cosas que pensó el hombre. "Necesito un lugar blando y horizontal donde yacer plácidamente" Formulado al modo gutural y prehistórico, pero seguro que más o menos fue eso. Ya sabes, eso de despertarte por la mañana y no saber si son las 12 pm y acabas de dormirte, o son las 6 y te tienes que levantar. Y, en lugar de maldecir cuando el reloj te desvela la verdad, pues tu coges y dices: ¡bueno, cuando antes me levante.... antes estaré en la cama de nuevo! Y si alguien te llama vago, inservible, o zombi viviente, le contestas: No soy un completo inútil, por lo menos sirvo de mal ejemplo. Oye, no hay nada como las frases hechas. ¿Quién las "hizo", por cierto? El tío tenía que ser un lumbreras.
Ya sé. Ya sé cómo me estás mirando. Baja esa ceja. ¿No ves que soy sólo un ordenador? Es la ventaja que tiene escribir cosas en un blog: el del otro lado no te puede mirar fijamente. Pero si quieres mirar, pues mira.
Yo no sufro de locura, la disfruto a cada minuto. ¿Qué diversión tendría la vida si no? Todavía conservo algo de cordura. La suficiente como para saber que estoy loca. Cuando de verdad pierda la lucidez (y será más pronto que tarde), ¡mira tú que paradoja, que me creeré la más sana de entre las sanas! Por ahora lo mío es más una rareza, un gen extraterrestre.... Yo siempre he dicho que vengo de Venus. En realidad el mundo es sólo un conjunto de enfermos mentales, así que ¿por qué me iba a preocupar al admitir que formo parte de ellos?. No es algo que no supieras. Ahora te toca admitir, amigo mío, que tú eres y siempre serás un compañero de locuras.
Pero no me hagas caso. Cualquiera se puede equivocar, incluso yo. Antes de que me llames arrogante, espero que hayas sido capaz de pillar el sarcasmo. En caso contrario mejor deja de leer, antes de que te formes una opinión equivocada sobre mí. Y es que a mí me importan mucho las opiniones. ¿Acaso no se ve por mi notable intento de encajar en la sociedad? ¿Por mi constante lucha por hacer lo que hace el resto? ¡Vaya si es que yo diría que Normalidad y yo somos gemelas!
Ya en modo sarcasmo off (de momento) hay que saber poner un poquito de humor ante las críticas (¡y fíjate quién lo dice!) Así que si quieres malpensar, pues malpiensa. Si quieres criticar....¡pues critica! Que es gratis. No te tomes la vida en serio, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella.
Si es que es humor lo que falta en el mundo. Y no sólo eso. El mundo se esta quedando sin genios: Einstain murió, Beethoven se quedó sordo, y a mi me duele la cabeza. Además duele a lo grande, de esas veces que ni toda la Farmacia del armario de tu madre te alivia (¿acaso existe algún dolor que la Farmacia de tu madre no alivie? ¡Pues sí!) Esto va a ser de no dormir. Si es que ya lo decía yo al principio, el ser humano es más feliz en la cama. El inventito hasta te ahorra las jaquecas.
Claro, a lo mejor es por eso de que si en once días no duermes, te mueres. Digo que quizá por eso el hombre inventó la cama. Porque el suelo es muy incómodo y dormir, pues hay que dormir. Y ya bastante tiene uno con luchar contra la mala conciencia como para encima luchar contra el dolor de espalda provocado por dormir en mármol duro o en un parquet, que para el caso duele lo mismo. Y no me digas que nunca has tenido problemas de conciencia. Porque tener la conciencia limpia es síntoma de mala memoria. Y no lo digo yo, lo dice el tío ese de las frases hechas al que tendrían que haberle dado un Nobel o algo de eso.
La mala conciencia es un bichejo con el que sólo se puede luchar no metiendo la pata. ¿Eres tú capaz de eso? Porque, si lo eres, enséñame. A mí, y al resto de la raza humana. Y antes de que digas "Sí, soy capaz", recuerda que es mejor callar y que piensen que eres un idiota a hablar y demostrarlo. Porque esto es como Jesús y la adúltera... "Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra" Y no necesitas ser cristiano para saber que nadie tiró la piedra.
Yo descubrí eso de la mala conciencia de bien pequeñita. Como todos, imagino. La cosa se complicaba cuando la gente ignoraba a ese Pepito Grillo que le hablaba al oído, mientras que yo intentaba escuchar al mío. Se hace tan difícil ser fiel a uno mismo cuando te rodean las infidelidades....Por cierto, si un día la chica o el chico al que tu amas te es infiel , y estás pensando en tirarte por el balcón, recuerda: tú tienes cuernos... ¡no alas! Es que, ese pequeño rasgo anatómico que parece tan obvio, resulta que no lo es, o al menos, muchas personas parecen olvidarlo.
Una vez trate de suicidarme y casi me mato. No, no es verdad, pero me apetecía decirlo. Eso de "casi morir" tiene que ser divertido. Ahora claro, pregúntales a los que están muertos.... ellos te dirán otra cosa.
Volviendo a lo de la mala conciencia, sabes que, por mucho cuidado que tengas, alguna vez, en un futuro muy muy cercano, meterás la pata, y la meterás a lo grande. Así que huye de las tentaciones, despacio, para que puedan alcanzarte. Total, es lo que has hecho toda tu vida. Huir despacio, pero huir, al fin y al cabo.
Para no meter la pata lo mejor es empezar por decir la verdad, ese concepto tan impreciiso. No más mentiras. Aunque, si tu madre está embarazada, y le dices que está gorda..... Y si tu amig@ es fe@, y vas y se lo sueltas...Por ahí empezamos con las menitras piadosas. Y después vienen las demás. Y con eso llegamos a la conclusión de que la verdad absoluta no existe, y esto es absolutamente cierto.
No te preocupes, no hace falta que te fundas el cerebro. Porque la gente seguirá mintiendo. Y usando la cama, y mintiendo de nuevo. Ahora, si quieres, puedes malpensar. Pero no por ello te será más fácil entenderlo. Tanta filosofía, tanto hombre en búsqueda insatisfecha de la realidad, para que lleguen un par de tíos (o un par de cientos, e incluso miles y millones, y cientos de miles de millones) e inventen cada día un concepto al que incluso le hemos pusto nombre. Un concepto llamado hipocresía.
Debe ser que la inteligencia me persigue, pero yo soy más rápida. Porque yo no lo entiendo.

martes, 1 de febrero de 2011

Por tí pongo la mano en el agua

Por tí, pongo la mano en el agua. Por precaución. Por si la pongo en el fuego, y resulta que me quemo. No es que no confíe en tí, es sólo que le tengo cariño a mi mano. No vaya a ser que, en una de esas, por casualidad, y siendo tú totalmente inocente, la fastidies, y me quede sin mano. Que sólo tengo dos.
No estoy diciendo que vayas a meter la pata, pero, si por alguna circunstancia inexplicable lo hicieras, mi mano estaría protegida. Tan sólo quiero estar segura de que saldré ilesa. No te preocupes, ya sé que no te vas a equivocar, son simples medidas de seguridad. Por estar tranquilos.
No te molestes. No pretendo dar a entender que no me la jugaría por tí, pero hoy, que Venus y Marte están alineados en una posicion extraña; hoy, que me he levantado con el pie izquiero, he roto cinco espejos y he visto un gato negro; hoy, que he dejado de creer en supersticiones, no voy a apostar por otro que no sea yo. Lo entiendes, ¿verdad? Que hoy ando falta de fe. Voy preparando el agua mientras reflexionas sobre lo que te he dicho.
Fíjate, fíjate que buena soy que por tí pongo la mano en el agua. Otros no pondrían ni la uña.


Empieza lo que termines.

Por todas las veces que
te has equivocado y has
querido
otra oportunidad.
Por todas
las veces

que has
escrito
fin an-
tes de
tiempo.
Y por

todas las ve-...TTermina................termines.
ces que no........lo que empieces......Alcanza la
lo has hecho........y empieza lo que...incoheren-......cia

Carta de despedida de un codependiente

Querida mitad siempre adherida:

Me voy a ir. Lejos, muy lejos.
A lo mejor me ves a tu lado. Pero no estaré. Esa parte de mí a la que tú tanto quieres se habrá ido.
Yo seré feliz. No es que no lo sea a tu lado, pero esto completará mi felicidad.
Lo siento. Por favor, no te pongas triste. Yo también te echaré de menos.
Es posible que me odies. No te podré culpar.
Sólo puedo decirte algo que quizá te consuele: en algún momento, de alguna manera y en nuestro lugar, volveré a por tí.
Los placebos ya no sirven. Tengo que huir. Tenemos que huir.

Tu y yo.
Tuyo.
Yo.
Juntas.

Sensación de libertad

Sin estar preso te sientes en una jaula. Sin ser esclavo, no obedeces a tu propia voluntad. Entonces encuentras ese invisible resquicio, esa pequeña ventana; ese escondido lugar. Ese mundo en el que nada importa, y donde sólo puedes ser feliz. Y lo encuentras del modo más absurdo, cuando otros jamás podrían verlo. Y vuelves allí todos los días. A través de la imaginación. A través de la esperanza. A través de la lucha. Lo descubres, lo quieres, lo vives, lo amas. Y entonces la pierdes. Tu sensación de libertad.
No es una droga. No que tú sepas. No es perjudical para tu salud. Pero si dejas de tenerla, te cuesta seguir adelante. La necesitas. Pero, como suele suceder con lo que realmente te importa, una vez que la usas, no puedes volver a tenerla. ¿A dónde se ha ido?



lunes, 31 de enero de 2011

¿Sabías qué...?

No podemos tragar con la boca abierta. Con práctica puede conseguirse, pero jamás con alimentos líquidos o pastosos (será mejor no hacer la prueba: resultados asquerosos)
La memoria de largo plazo se apaga durante el sueño. Ésta es la razón por la que la mayoría de las veces no recordamos lo que hemos soñado. En las escasas ocasiones en que se recuerda, es porque nada más despertarte o en un estado de duermevela (memoria de corto o sensorial) has pensado en ese sueño.
La memoria sensorial sólo te permite recordar sensaciones (de ahí el nombre...) y la interpretación que tú le has dado a esas sensaciones. Ese es el motivo por el que no recuerdas bien al amigo de tu infancia más temprana (0-3 años) pero eres incapaz de olvidar esa mantita blanca que murió siendo gris.
Beber no destruye tus neuronas. Sin embargo, reduce el tamaño de tu cerebro. Esto es así salvo en el caso del vino tinto, que es recomendable en cantidades pequeñas porque reduce el riesgo de derrames cerebrales.
Las mujeres (en general) no sufren más cambios de humor que los hombres. Lo que pasa es que tanto hombres como mujeres recordamos mejor el estado de ánimo femenino, y tendemos a pensar que es más variable. Es una mala jugada de nuestro cerebro, que es selectivo a la hora de escoger con qué imagen quedarse.
Los ciegos no oyen mejor; simplemente memorizan mejor los sonidos.
Los perros no ven en blanco y negro. Tanto los humanos como los perros tenemos unas células especiales que captan la luz, llamadas fotorreceptores. Es cierto que los perros tienen menos que nosotros, lo que les impide una gama de colores tan rica y variada como la nuestra, pero también es cierto hay un animal marino que ve más colores que nosotros. (Para más información pulsar aquí)
Los hombres tienen más tics nerviosos que las mujeres. Esto es así porque algunos síntomas (especialmente los relacionados con la enfermedad de Tourette) se transmiten genéticamente entre los varones.
Lo de que "la memoria es traicionera" no es sólo un dicho. Cada vez que recordamos algo, borramos y rescribimos el recuerdo. Esto hace que, al final, recordemos cosas que en realidad no han ocurrido jamás. Así se explica por qué es frecuente que diferentes personas recuerden los mismos hechos de manera diferente.
Una de cada cuatro personas estornuda cuando mira una luz resplandeciente como, por ejemplo, el Sol.La razón es que las ramificaciones cerebrales son una maraña intrincadísima que puede llevar a que extraños cruces de cables produzcan movimientos reflejos diferentes. Es decir, que no respondas como debes responder.
Nadie puede hacerse cosquillas a sí mismo. Puedes utilizar un objeto, y a pesar de ello, si estás mirando el objeto es probable que no logres hacerte cosquillas. La razón es que el cerebro propio predice lo que cada cual va a sentir en respuesta a sus propias acciones. Es decir, estás preparado para lo que has "decidido" hacer. De esta manera si lo haces de forma inconsciente ésta regla no se cumple. Se puede aprovechar esta facultad del cerebro para defenderse de que le hagan cosquillas a uno: basta con poner una mano encima de la mano de la otra persona mientras las hace.
Los hombres y las mujeres se orientan el espacio de diferente manera. Las mujeres dependen más de puntos de referencia para navegar, y muchas suelen dar indicaciones del tipo de “gira a la izquierda en la fuente y busca la casa roja”. En cambio, los hombres identifican la dirección correcta a partir de un mapa mental del espacio: “Siga hacia el este un kilómetro y luego gire en dirección norte”. Sin embargo, las mujeres recuerdan el lugar de los objetos más fácilmente que los hombres.
Las alucinaciones (ver, sentir, oír o percibir algo que no es real) se producen a causa de la privación o la insuficiencia de oxígeno en los lóbulos temporal y parietal de la corteza cerebral. Aunque pueden producirse alucinaciones en el desierto, es mucho más común que se produzcan en una montaña, a grandes alturas donde el oxígeno escasea. También pueden ser causa del estrés, cuando se cierran nuestras vías respiratorias como una reacción física a nuestros problemas psicológicos.
Mellizos con diferentes padres. Es muy muy raro, pero puede ocurrir: Que los dos óvulos sean fecundados en situaciones diferentes con dos o más actos sexuales, dentro de un mismo ciclo menstrual (superfecundación) o, aún más raro, tardíamente durante el embarazo (superfetación). Esto puede llevar a tener mellizos con diferentes padres (cuando hay cuernos de por medio, claro). Un estudio realizado en 1992 estima que la frecuencia de superfecundación por dos padres distintos entre los mellizos es de un 2´4%.
El dolor reside en el cerebro y puede controlarse. La actividad cerebral determina totalmente la sensación de dolor y su intensidad. No obstante, aun sólo se ha conseguido con objetos pequeños como agujas o cristales, y tras largas horas de meditación. Así que no lo intentéis si no sois faquires.
Cuando está muriendo una persona, el oído es el último sentido en perderse, el primero suele ser la vista, seguido del gusto, el olfato y el tacto. (Ya me lo diréis cuando estéis muertos.)

martes, 18 de enero de 2011

Ensoñación

En ese lugar, hay un árbol caído que el musgo ha cubierto casi por completo. Te gusta sentarte en él, e incluso a veces te tumbas y te dejas vencer por el sueño. Cuando despiertas, alguien te ha arropado con una manta cuyo tacto te es familiar. Es una manta infantil, de éstas que se usan en la cuna y varios años después, porque los bebés les toman cariño.
Pero allí hay algo más que árboles. Hay un cielo, un cielo limpio, azul, y siempre despejado. Es muy hermoso pero a ti te da miedo mirarlo. Realmente no quieres saber qué hay al otro lado. No quieres regresar, no tan pronto.
Como no puedes mirar hacia arriba, tus ojos siempre enfocan el suelo, de hierba verde, húmeda y tierna. Te arrodillas y apoyas la oreja, para escuchar el sonido de la tierra. Pero suele ser un sonido que nunca llega, porque allí, en el suelo, te sientes mucho más cerca de la realidad. Y es en ese momento cuando descubres que tampoco puedes mirar hacia abajo.
Entonces, ¿qué te queda? Alzas la vista hacia el presente, pero hay demasiados árboles como para vislumbrar el camino.